Este nuevo modelo de pago tiene sus pros y contras, muchos de ellos tienen que ver con la seguridad y otros no, pero, ¿quieres saber todo sobre este método de pago? Pues sigue leyendo.

 

Si hay datáfono con NFC, puedes.

Sí dónde estás haciendo tus compras tienen este tipo de datáfono de contactless, podrás pagar sin problemas. NFC o Near Field Communication es una tecnología inalámbrica que nos permite intercambiar datos entre diferentes dispositivos, ya sea móviles o no. No es necesario el contacto para que se produzca el pago, si no una distancia muy corta, por ello es necesario que tengas cuidado porque aunque algunos dispositivos te piden tu código de seguridad o tu huella, en otros, tienes que habilitarlo.

También necesitarás tener un smartphone con NFC, es decir, cualquier móvil de la actualidad y que no tenga más de 4 o 5 años, por otro lado, necesitarás las app del banco instalada, con ella darás el permiso de esa duplicación online y, por último, en algunos casos un SIM especial, pero esto solo pasa con algunos terminales.

 

iPhone X, pagar con el movil

Los pros y los contras de pagar con el móvil

Para empezar y lo más importante no tiene coste adicionales, por lo que no supondrá un gasto extra para tu bolsillo, funciona igual que la tarjeta. Por otro lado, es rápido y eficaz, mientras que las tarjetas pueden romperse es mucho más complicado que falle tu NFC de tu móvil, por lo que tendrás una forma de pago seguro. El móvil va contigo hasta la tumba, y eso hace que por sí cualquier motivo se te olvida la cartera, no pases vergüenza y puedas pagar lo que necesites.

Es un sistema muy seguro, incluso más con la propia tarjeta de contactless. No se harán pagos accidentales con este método ya que casi siempre tendrás la opción de habilitar la huella o tu código pin para cualquier tipo de pago, y por otro lado, si son más de 20€ el datáfono te pedirá tu número de seguridad si no tienes activada la huella. Si te roban el smartphone 👉 solo tienes que llamar y desactivar tu tarjeta, de esta manera no podrán hacer pagos con ella, aunque como ya hemos dicho, activando la huella o con reconocimiento facial te aseguras del todo de que esto no pase.

 

Pago con tarjeta

 

Nuestro móvil nos lo cuenta todo, y si hacemos cualquier pago con la tarjeta móvil recibiremos una notificación de que esta ha sido tramitada. Por todo esto, podemos llevar un control exhaustivo de lo que gastamos en una tarde de centro comercial.

Todos son pros, es cierto, pero existe un contra que si pesa bastante y es en las devoluciones, si por casualidad has pagado con el móvil una prenda y quieres devolverla tendrás que tener el dispositivo a mano, ya que si pasas tu tarjeta te dará error en el trámite de devolución. Y sí, aunque es una duplicación virtual de la tarjeta física existe este traspié, ya que si por mala suerte se te pierde el teléfono no podrás obtener tu devolución